Apendicitis aguda: Causas y Tratamiento

Cuando el apéndice (parte del intestino que se inserta en el ciego y se ubica en el cuadrante inferior derecho del abdomen) se inflama, estamos frente a una apendicitis aguda. Es una enfermedad común en ambos sexos, pero afecta más al varón a partir de los diez años.

apendicitis aguda causas

La inflamación aguda del apéndice tiene diversas causas:

l. La alimentación desequilibrada y el estreñimiento exigen al apéndice un gran trabajo que posteriormente lo debilita y enferma.

2. Si las sustancias tóxicas que deben eliminarse se infectan en el apéndice por la flora intestinal, esto da paso a la inflamación aguda del órgano.

3. La apendicitis puede producirse como consecuencia de una infección en otra zona del organismo, debido a que los agentes patógenos provocan infección en el apéndice.

Este trastorno presenta los siguientes síntomas: fuerte dolor que aparece de repente en la parte inferior derecha del abdomen y se dispersa por todo su interior, en especial en la zona del estómago y el ombligo. Si se presiona la zona del apéndice, el dolor se intensifica. En los niños el dolor se acompaña con vómitos, fiebre, gases y ausencia de deposiciones. Como una manera de proteger al órgano inflamado, el abdomen se endurece debido a que sus músculos presentan resistencia.

A veces, los síntomas de la apendicitis pueden confundirse con los de otras enfermedades como la gastroenteritis aguda o la inflamación de la vesícula. Para distinguir la apendicitis aguda de otra dolencia se aconseja presionar con fuerza sobre la zona del apéndice y levantar los dedos bruscamente. Si el dolor recrudece de modo violento, se sabrá que se trata de apendicitis.

La mejoría se detecta si el dolor y la fiebre disminuyen y el abdomen comienza a relajarse; si, en cambio, no hay fiebre ni dolor pero el abdomen está más endurecido resulta imprescindible la consulta médica.

Tratamiento del Apendicitis

En primer lugar, hay que llamar al médico de inmediato dado que es el profesional quien puede determinar si es necesario operar o no. Entretanto, el niño debe guardar reposo absoluto y sólo debe ingerir agua con azúcar para saciar la sed y una infusión de manzanilla en muy pequeñas cantidades. Los vómitos pueden calmarse si bebe un poco de agua helada.

Es aconsejable la aplicación de compresas frías o una bolsa con hielo envuelta en un paño en la zona afectada, en especial por la noche que es cuando la fiebre sube. Aunque el estado del pequeño mejore y la fiebre haya desaparecido, el niño deberá guardar cama durante un período que el médico determinará.

Una vez curado, puede sentir algunas molestias al evacuar. Durante el período de restablecimiento se recomienda la ingestión de una infusión diaria de boldo, angélica o frángula y, en especial, de cola de caballo dado que es rica en silicio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *