El barro en tratamientos para la cutis

El fango posee propiedades minerales que lo hacen propicio para distintos tratamientos del cuidado del cutis y de la tonicidad del busto.

el barro para el cutis

Desde nuestros antepasados, siempre se ha utilizado la tierra, los lodos, los aromas y el agua para curar lógicamente las enfermedades y como no para el cuidado personal.

Los griegos recogieron los conocimientos de tos egipcios sobre los perfumes: creían que eran una invención de los dioses. Asimismo, tos romanos usaban los perfumes todavía más que tos griegos, en sus casas y en las termas públicas.

Es más, practicaban el masaje con una gran variedad de aceites y esencias aromáticas. Por otra parte, en el siglo II d.C. Galeno, el fundador de la fitoterapia, daba recetas detalladas para el uso de los sedimentos en enfermedades crónicas. La destilación se inventó a finales del siglo X, hecho que se atribuye a Avicena, un médico persa.

Gracias a él, los perfumes orientales adquirieron gran notoriedad, y a finales del siglo XII se empleaban las fórmulas con especies autóctonas. Hasta bien entrado el siglo XIX se utilizaban las esencias aromáticas como antisépticos y para ahuyentar epidemias como la peste.

Actualmente, estas terapias están avaladas por las más prestigiosas investigaciones científicas: los beneficios que ofrecen los barros, las algas y los aceites esenciales están más que demostrados.

Baño de crema humectante para la piel

Si tiene el pelo seco y maltratado, esta fórmula natural le otorgará brillo y volumen. Para lograr resultados inmediatos, mezcle 2 cdas. de crema de enjuague con 2 de oliva y 1 de jugo de limón.

Coloque en todo el pelo (manos en el cuero cabelludo) y deje actuar durante cuarenta minutos.

Peine varias veces de arriba hacia abajo (evite masajearlo) para que las escamas del pelo se cierren y el pelo luzca más saludable. Retire con abundante agua con limón.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *