Enfermedades eruptivas de la infancia

Aunque existen vacunas que previenen tanto el sarampión como la rubéola, las enfermedades eruptivas, propias de la niñez, suelen presentarse en casi todos los niños.

Enfermedades eruptivas niños

Se caracterizan por las erupciones cutáneas que producen, pero se diferencian claramente unas de otras. A saber:

SARAMPIÓN
Cinco días después de padecer un catarro que afecta nariz, ojos y bronquios aparece el brote eruptivo que dura unos cinco o seis días, se acompaña de fiebre y produce la descamación de la piel una vez que desaparece. El sarampión es una enfermedad que implica complicaciones y requiere exclusivamente de atención médica.

VARICELA
Esta enfermedad produce una erupción en forma de ampollas pequeñas que pican, salen en todo el cuerpo, hasta en el cuero cabelludo, y está acompañada de fiebre. Hay que evitar por todos los medios que el niño se rasque puesto que si se desprenden las ampollas antes de tiempo queda una cicatriz en forma de pozo pequeño. Para calmar los picores se aconseja la aplicación de talco mentolado o vinagre y agua mezclados por partes iguales.

RUBEOLA
Un niño está en perfecto estado de salud y un día aparece de repente la erupción y la inflamación de los ganglios ubicados en la nuca. La rubéola, que no produce fiebre ni catarro, dura entre 24 y 36 horas y es una enfermedad benigna que no presenta complicaciones. El peligro de la rubéola aparece cuando afecta a una mujer embarazada, en cuyo caso es imprescindible la atención médica.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *