Así comienzan las enfermedades periodontales

En el origen de estas enfermedades se encuentra la acción de la placa bacteriana: una película delgada, incolora y pegajosa, compuesta por bacterias, saliva y restos alimenticios, que se forma continuamente sobre los dientes.

Las enfermedades periodontales prevenir

Existe una bacteria, el Streptococus Mutam, que se encuentra en pequeña cantidad en una boca sana, pero al aumentar la ingesta de azúcar (sacarosa), también se incrementa el número de estos organismos.

Las bacterias, al metabolizar el azúcar, producen ácidos que atacan la capa más externa del diente, lo que se conoce como esmalte. El azúcar es precisamente lo que ayuda a que la capa se haga pegajosa, por lo que el ácido se adhiere a los dientes prolongando su ataque. De esta forma, los microbios que integran la flora normal de la boca tienden a pegarse en la superficie del diente y a formar, tras 24 horas, una película capaz de producir alteraciones. La higiene inadecuada contribuye a que la placa se empiece a calcificar con el paso del tiempo y produzca cálculos (sarro), en cuya masa porosa anidan nuevas bacterias.

Ahora bien, si la placa toma la parte visible del diente, no es tan problemático porque el esmalte dental es liso y allí llega bien la acción del cepillo de dientes. Pero no pasa lo mismo cuando avanza y se mete debajo de la encía, porque en esa zona se adhiere mejor y es difícil de sacar.

Peor aún es cuando toma la raíz, que no tiene esmalte sino un tejido. También los arreglos dentarios mal terminados, como amalgamas no pulidas o coronas separadas de la encía, pueden convertirse en hábitat de microorganismos.

Todos estos factores llevan a que se dé el primer paso hacia las enfermedades periodontales que, sin tratamiento, siguen el siguiente proceso:

• Los depósitos calcáreos que se alojan en los dientes causan irritación en las encías (gingivitis).

• Las encías se hinchan y debilitan mientras la infección progresa.

• La inflamación avanza y se desarrollan bolsas entre los dientes y las encías que contienen bacterias y pus (periodontitis).

• Poco a poco, el hueso que sostiene los dientes se debilita y los dientes llegan a ser muy móviles, es decir, que por la falta de tratamiento se puede llegar a perder alguna pieza dentaria.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *