Beneficios de montar en bicicleta

Está clínicamente comprobado que practicar bicicleta es una de las actividades más completas y universales para mantenerse en buena forma . Montar en bicicleta con frecuencia es un magnífico ejercicio cardiovascular que fortalece nuestro corazón. Pedaleando, el ritmo cardiaco máximo del corazón aumenta y la presión arterial disminuye.

Montar en bicicleta beneficios

Al montar en bicicleta de forma regular, se reducirán los riesgos de infarto en un 50%. El corazón trabaja economizando: se disminuye el colesterol LDL (el “malo”), con lo que los vasos tendrán muchas menos posibilidades de calcificarse, y a la vez aumentará el HDL o colesterol “bueno”, pues los vasos sanguíneos se conservan flexibles y saludables cuando las piernas se mueven cada día sobre la bicicleta.

Practicar bicicleta ayuda a recuperar la energía

Además de reducir la posibilidad de infartos, practicar bicicleta aumenta la protección contra otras posibles enfermedades coronarias como la diabetes y esta dentro de los deportes para combatir el insomnio y recuperar energía. El ejercicio aumenta el tamaño del corazón y su potencia. Practicar ciclismo durante un tiempo prolongado y a una velocidad constante proporcionará beneficios aeróbicos. Los anaérobicos se consiguen haciendo esfuerzos como los profesionales del ciclismo, con una actividad menos prolongada en el tiempo pero más intensa, como la contrarreloj o la subida de pendientes pronunciadas.

Para conseguir la máxima eficacia al montar en bicicleta, recomendamos que se practique con intervalos, cambiando de ritmo con frecuencia. Con el tiempo, iremos cambiando la intensidad y la frecuencia de los intervalos según nuestra condición física. Entrenar a intervalos es una alternativa viable y efectiva al entrenamiento tradicional de 30 a 45 minutos de ejercicio aérobico moderado.

Lo más conveniente es empezar cada salida con un calentamiento a ritmo suave, manteniendo una cadencia de pedaleo alta; al alcanzar el ritmo personal de rodaje, podemos intercalar, cada 15 minutos, aumentos de intensidad de 3 a 4 minutos de duración en los que la respiración se agite considerablemente (80 al 85% de tus pulsaciones máximas); de este modo, se aumenta mucho la calidad de vida.

Montar en bicicleta energia

Por otro lado, sepamos que la participación de los músculos y de las articulaciones es máxima en número e intensidad durante el ejercicio del pedaleo. Practicando bicicleta media hora cada día se entrenan al máximo los cuádriceps y se tonifican y endurecen los glúteos, pues, al mismo tiempo, ejercitamos la parte superior (pecho, espalda, hombros) y también la parte inferior del cuerpo (muslos, nalgas, pantorrillas).

Finalmente, cada vez que montamos en bicicleta, damos un impulso a la potencia de nuestro sistema inmunológico. Las células “comebacterias” del cuerpo, los fagocitos, se movilizan para aniquilar bacterias y células cancerígenas. Por esto se aconseja a los enfermos de cáncer y SIDA. Sin embargo, si los esfuerzos moderados refuerzan el sistema inmune, los de intensidad máxima lo debilitan; hay que ser prudentes y pedir opinión médica antes de practicar bicicleta.

Así mismo, los que montan en bicicleta con frecuencia sufren menos enfermedades psicológicas y depresiones, pues el cerebro se oxigena más y el cuerpo segrega endorfinas.

En resumen, en el siguiente esquema se visualizan las mejoras en nuestro organismo que produce montar en bicicleta:

– 10 minutos: Mejora articular.

– 20 minutos: Refuerzo del sistema inmunitario.

– 30 minutos: Mejoras a nivel cardiovascular.

– 40 minutos: Aumento de la capacidad respiratoria.

– 50 minutos: Aceleración del metabolismo.

– 60 minutos: Control de peso, antiestrés y bienestar general.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *