Virus de inmunodeficiencia humana (HIV): Sida

El HIV pertenece al grupo de los retrovirus, un miembro de la subfamilia de los lentivirus y es el causante del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). La enfermedad  fue detectada por primera vez en 1981 y se pudo identificar al agente causal y aislarlo del resto recién a fines de 1983.

enfermedades letales sida salud

Una vez que el virus entra en el cuerpo se anida en los glóbulos blancos, sistema nervioso central y otros órganos, donde permanece en estado latente durante un periodo muy largo que puede ser de unos meses o varios años.

Durante el periodo de incubación la persona infectada no manifiesta ninguna clase de síntomas, pero sí posee la capacidad de transmitir el virus en la relación sexual (heterosexual u homosexual) en contacto directo con sangre infectada y de la madre al niño en el período de embarazo o el parto. Este virus ataca las defensas orgánicas permitiendo contraer enfermedades ocasionadas por otros virus, bacterias, parásitos y hongos, con mayor facilidad.

Síntomas HIV Sida: Esta enfermedad se caracteriza por un debilitamiento del sistema inmunitario y comienza a manifestarse con sensaciones de fatiga, malestar, pérdida inexplicable de peso, fiebre, diarrea, placas blancas en la lengua, tos prolongada, etc.

Complicaciones
: el riesgo de avance de la enfermedad aumenta con la duración de la infección en la que, una vez manifestada, se detecta una falta de memoria, apatía, retraso psicomotor y, por las bajas defensas del cuerpo, la posibilidad de contagiarse cualquier infección que se puede convertir en aguda y muy grave por la falta de reacción del sistema inmunológico.

Prevención del HIV: Sin vacuna ni tratamiento que permita la curación, la prevención del SIDA sólo depende de la educación y los cambios de conducta que la comunidad se proponga. Para lograrlo se recomienda:
– Uso de preservativos durante cualquier tipo de relación sexual.
– Empleo de material descartable para extracciones y donaciones de sangre.
– No recibir una transfusión de sangre o hemoderivados “no controlados”.
– No compartir agujas o jeringas sin esterilizar.
– No intercambiar máquinas de afeitar, instrumentos de manicuría y/o pedicuría ni cualquier instrumento cortante.
– Sería conveniente que todas las mujeres que desean embarazarse se hicieran previamente una prueba de HIV para evitar posibles contagios al feto.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *